Los problemas de género y sexualidad: Su tendencia en el siglo XXI

El siglo que estamos viviendo ha sido marcado por un sinfín de eventos; algunos de ellos momentáneos, otros: trascendentes. Nada ha pasado por alto para las personas. El mundo, a pesar de los problemas que nunca han dejado de existir (guerras, conflictos sociales, contaminación) siempre da un espacio para que el hombre se exprese libremente, aunque, si nos ponemos a pensar, incluso esas ‘expresiones de libertad’ han sido las causantes de estos conflictos en la sociedad, ¡Qué ironía!

Las ideologías son la base de muchas corrientes de pensamiento social, y esto ha sido así durante toda la existencia de la humanidad; los pensamientos del hombre y sus costumbres hacen actuar a una población de cierta forma. ¿Qué pasa hoy día con los problemas de género? sencillamente han sido desatados por personas que, quizá de buena o mala intención, quisieron darle al mundo una integración que no tenían, supuestamente. En la actualidad es común que las relaciones entre parejas del mismo sexo sean más visibles que hace unas décadas atrás, y todo tiene un porqué, sin embargo, los que son aferrados a estas creencias de que las comunidades gay y transgénero aún no tienen toda la integración necesaria, de verdad han querido tener un aporte para aquí lo sea. Nadie desconoce su ímpetu.

¿Es una tendencia provocada o es algo de verdad importante? Este tema es bastante polémico pero, ciertamente, ambas partes han colaborado lo suficiente para que las comunidades LGBTT (Lesbianas, gays, bisexuales, transexuales y transgénero) tengan en auge que podemos observar en el presente. Antes de que los grandes medios de comunicación hicieran hincapié en darle espacio presencial a personas pertenecientes a estos sectores, ya el mundo venía adaptándose socialmente al cambio que estaba por venir de forma más drástica.

¿ES UN PROBLEMA REAL QUE AFECTA AL MUNDO?

Si podemos destacar algunos puntos por los que los defensores LGBTT salen a manifestar, hallamos uno que habla sobre cómo la no aceptación de la sociedad hacia estas comunidades tiene efectos negativos sobre sus integrantes: como trastornos psicológicos a no ser aceptados, problemas para conseguir empleos, violencia, entre otros. ¿Es del todo cierta esta premisa? no queda como un secreto para nadie que sí hay personas que no terminan de aceptar que este tipo de personas existen, no obstante, son muy pocos los que acuden con violencia y discriminación extrema hacia ellos, por lo tanto, podemos obviar de que es un problema general para todo el planeta.
Es común ver que los casos en donde más se reclama sobre ‘ataques’ hacia los grupos LGBTT sea en los países desarrollados, y esto por ser los grandes precursores de los medios comunicativos y el comercio, siendo este segundo elemento algo fundamental para la permanencia del mismo. Para nadie es un secreto que el protagonismo mediático que los gays o transgéneros tienen en las redes sociales o en la televisión ha sido el soporte de sus comunidades. En los países menos avanzados estos grupos son mínimos, y sus problemas de “querer ser aceptados por la sociedad” no son visibles, ya que en esos países, las personas tienen problemas más importantes.

La integración no es solamente dejar que una persona gay trabaje, sino que se acompañe de leyes que amparen su estatus de vida. Un banco no deja de dar créditos o préstamos a un usuario solo por su inclinación sexual, un supermercado vende sus productos a todo el mundo, sin excepciones, y como estos ejemplos, así el mundo ha actuado desde siempre. ¿Son tendencias? por supuesto, y no se niega que deban tener ayudas, pero no es un problema real, en efecto, cada vez son una parte más grande de la población, dice Kreditos247.

Advertisements

El noviazgo: La oportunidad de emprender en pareja

 

Siendo jóvenes tenemos muchas oportunidades para hacer grandes proyectos, ya que nuestra energía está en su máximo esplendor y somos buenas ofertas para las empresas, quienes buscan disponibilidad y personas que quieran dar lo mejor de sí por el trabajo. El noviazgo puede ser una de esas etapas decisivas para establecer cómo llevaremos nuestra vida los años siguientes: con nuestra pareja, no solo tendremos una persona para compartir el éxito, sino que ambos pueden trazar metas independientes del otro, y tener más fuentes de ingresos.

EL TIEMPO DE PONER LAS COSAS SOBRE LA MESA:

Sí, es el momento propicio. La hora en el que todo debe ponerse sobre la mesa. El noviazgo en la juventud es la etapa para establecer los sentimientos y cómo podemos tener una estabilidad en el futuro, refiriéndonos a todos los aspectos.

Una vez que tenemos a la persona que sabemos que nos acompañará en el matrimonio, debemos tener un plan elaborado sobre cómo se seguirán los pasos después de ese evento. Todos sabemos perfectamente que el casamiento no es solo algo sentimental, sino también un compromiso total y económico. Ambas partes deben estar conscientes de que una nueva vida está iniciando; responsabilidades nuevas van a llegar y cada uno debe poner de su parte, ya que es una situación compartida.

El hecho de poner en claro cuál será el papel de cada uno durante el matrimonio evita que ocurran riesgos, y por ende, el divorcio a pocos años de haber comenzado a vivir juntos es una posibilidad que empieza a extinguirse.

Cuando ambos son estudiantes universitarios o recién graduados, quizá el mejor paso para el bienestar sería velar por las garantías futuras acerca de la vivienda e hijos, o sea, crear un plan de sustento que los incluya a los dos para adquirir las responsabilidades futuras. Es incómodo para quien sea tener que vivir en casa de los padres luego de estar casados, incluso, es pagar un alquiler por vivienda también resulta fastidioso para las parejas recién casadas.

CRECER JUNTOS, PROGRESAR JUNTOS

Otra idea de emprendimiento sería no apresurar las cosas, sino más bien buscar algún adiestramiento, hacer cursos de capacitación, conocer juntos nuevas fronteras e ir conociendo nuevas partes de esa persona. Es lo máximo pedir un préstamo para iniciar proyectos en pareja, ya que se tiene el apoyo de dos personas, lo cual hace que todo peso se sienta más liviano.

Es aquí donde muchas personas le dan un ‘stop’ a tener hijos inmediatamente, ya que saben que, además del amor intrínseco de ser padres, queda en evidencia que la crianza de un niño significa que se debe invertir tiempo y dinero, dos recursos que, si nos ponemos a pensar, se comienzan a invertir desde recién casados para los proyectos económicos, la llegada de un hijo sería mucho más confortable pues habría soportes resistentes para darle todo lo que necesita.

El noviazgo, más que ataques de sentimientos e impulsos amorosos, debe dejarnos en claro cuánto nos preocupamos por la otra persona, y la mejor forma de hacerlo es establecer proyectos y metas que hagan que cualquiera de los dos se sienta cómodo como esposo/a y participe en el fortalecimiento personal y de la relación.